Formación Pastoral

FORMACIÓN

PASTORAL DE
LA SALUD SOCIAL

¿Qué es?

La Pastoral de la Salud y Social es la pastoral que ha de atender y cuidar la dimensión espiritual y religiosa e la persona (asistidos, familiares y colaboradores), evangelizando con la hospitalidad de manera integral al velar por la dimensión espiritual y de manera social al orientar nuestro trabajo a la persona excluida.

Misión

Somos un equipo de colaboradores formados y comprometidos para atender las necesidades espirituales de los asistidos y necesitados, sus familias y los colaboradores.

Visión

La Pastoral de la Salud y Social es un modelo de gestión y formación, que contribuye a humanizar el trabajo y los servicios de nuestra Provincia.

Desafio

Promover una Cultura Pastoral y Humanización en los Equipos Interdisciplinarios de las Instituciones promovidas por la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios.

Líneas maestras
de acción pastoral

DIMENSIONES DE
PASTORAL DE LA SALUD

Dimensión Profética

La Orden Hospitalaria de San Juan de Dios (Roma 2012) señala que: “Una Pastoral arraigada en la Biblia también incluye la dimensión profética. Dicha pastoral está caracterizada por la denuncia valiente, por una acción práctica coherente y por el compromiso activo en aras de la justicia, siguiendo el ejemplo de Jesús….”leyendo el futuro según la mirada de Dios” (carta de Identidad 8.2)…Levantará su voz cuando esté en peligro la dignidad humana, se comprometerá por la justicia social y acogerá el desafío de su renovación constante para responder a las exigencias siempre distintas de las situaciones y de los tiempos.

“El espíritu del señor esta sobre mí; Él me ha ungido para anunciar la buena nueva a los pobres y a los asistidos” (Lc. 4,18). La Iglesia, convocada por la Palabra, tiene como una de sus tareas principales anunciar el evangelio de la vida y de la salud, la Pastoral de Salud y Social, integra la solidaridad con los pobres y con los asistidos.

Dimensión Litúrgica

Es toda la actividad que la Iglesia realiza orgánicamente en lo que respecta a su dimensión celebrativa-sacramental del Misterio Pascual de Cristo.

Por medio de la liturgia nosotros los cristianos, celebramos la abundante vida que nos regala Dios, de esta forma, la liturgia nos estimula a celebrar la acción sanante de nuestro Padre Dios, que nos invita a disfrutar plenamente la vida y nos sostiene en los momentos de enfermedad o de duelo. Por otra parte, alimenta la vida espiritual de nuestros colaboradores, para que en el ejercicio de su profesión sepan conjugar competencia y hospitalidad; además para que con su dedicación y servicio sigan testimoniando la ternura de Dios y asegurando condiciones de vida dignas.

La sagrada liturgia es lo central en la vida de la Iglesia y de cada cristiano porque en ella celebramos los misterios de nuestra redención. El misterio principal es el misterio pascual que incluye el sufrimiento, muerte y resurrección de Nuestro Señor Jesucristo.

Dimensión Caritativa

“La dimensión social de nuestra fe nos lleva a obrar con el mismo amor misericordioso del Padre, actuando en los frentes del anuncio, de la denuncia y del testimonio.”

En la Carta de Identidad se nos afirma que: “San Juan de Dios se ha encarnado en los pobres y en los enfermos como uno más, acogiéndolos y atendiendo a sus necesidades. Los ha curado, a pesar de sus límites, con las riquezas del carisma de la hospitalidad que Dios le ha dado. Nunca se negó a ayudar a los necesitados con todo lo que podía disponer en su pobreza.

Es importante aclarar que esta caridad se da hacia la interna de su propia obra con los enfermos que atendía, así como aquellos que encontraba en su camino, es de esta manera que debemos concebir una labor caritativa. La Pastoral de la Salud y Social está presente en las Obras Sociales de la Orden y su acompañamiento espiritual y religioso ha de promover la sensibilidad social.

Dimensión Hospitalaria

La hospitalidad es este movimiento de acercamiento y acogida al otro, que es vital para el progreso y la supervivencia.

La Hospitalidad según el estilo de nuestro Fundador lo encontramos detalladamente explicado en las Constituciones en los numerales del 20 al 25.

Allí se señala que el origen de la hospitalidad está en la vida de Jesús de Nazaret quien anuncia la Buena Noticia a los pobres y sana a los enfermos, con el amor misericordioso de Dios Padre con predilección por los débiles, enfermos y pecadores. “Evangelizar a través de la hospitalidad es lo específico de la Orden, practicar la hospitalidad según el modelo ejemplar de San Juan de Dios significa evangelizar.